Sonido y tesitura del oboe

Su timbre

La cualidad del sonido del oboe o timbre se caracteriza por ser penetrante, potente, acre, mordente, nasal, aunque también tremendamente dulce, tierno y aterciopelado. A su vez guarda una cierta homogeneidad con otros instrumentos de doble lengüeta, como son el corno inglés, el fagot y el oboe de amor.

Posee un tono muy melódico que suele simbolizar la ingenuidad, la pureza, y que se ve realzado, si cabe, cuando está acompañado por otros instrumentos musicales, especialmente las cuerdas u otros vientos-madera. Afinado en la tonalidad de do y no transpositor, su sonido también es rico en armónicos, es decir, dotado de frecuencias secundarias que acompañan a la frecuencia fundamental de determinadas notas.

Su tesitura

La tesitura del oboe se corresponde con la voz de soprano. Abarca un rango de notas comprendido entre el si3 bemol (justo antes del do del medio del piano o do4) (según el criterio de contar octavas completas de la ASA (Sociedad Americana de Acústica)) -su nota más grave y límite inferior absoluto- y el sol6 sobreagudo. Además de ese intervalo estándar, puede llegar a ejecutar notas más agudas -denominadas supersobreagudas (desde el sol6 al do7)- pero con más dificultad y riesgo de desafinación.

Rango de notas del oboe

Así, el oboe cuenta con un registro grave -desde el si bemol grave al sol situado en la segunda línea del pentagrama-, el registro medio -desde el sol de la segunda línea del pentagrama al sol una octava por encima-, el registro agudo -desde el sol situado encima de la quinta línea hasta el re situado una 5ª por encima de dicho sol-, así como el registro sobreagudo -desde ese último re hasta el sol situado una 4ª por encima-.

Te puede interesar:

Las principales obras para oboe
La familia musical del oboe